martes, 23 de diciembre de 2008

NUEVO AÑO, BUENAS INTENCIONES.





CAMBIO. Su significado asusta o se anhela. La vida es un cambio constante, una sucesión de circunstancias que se encadenan y que ocurren simultaneamente para construir lo que llamamos "nuestra vida". Hay momentos en los que la constancia de estos cambios se hace rutinaria o no satisface nuestros ideales, es cuando nuestra vida no nos proporciona el sentido de satisfacción que habíamos ideado. Es entonces cuando acertamos en la idea de provocar cambios, ya que para cambiar nuestro entorno, hemos de hacerlo primero nosotros.
Nuestra inteligencia no es capaz de asumir la idea de infinito. Todo lo que nos rodea tiene un principio y un fin. Un día, una semana, una distancia en la Tierra, un trabajo, una película... una vida. Todo lo concebimos con un inicio y un final. Así que al llegar el final de un año, el nuevo adquiere un significado místico de Inicio, de novedad, de oportunidad. Es como iniciar la escritura en una libreta nueva.
Quizá por este sentido de "Nuevo Comienzo", escogemos el 1 de Enero como linea de salida a nuestros cambios.
Los más populares suelen ser los más incumplidos (dejar de fumar, aprender inglés, ir al gimnasio...), y en contrapartida, los más personales o complicados suelen ser los más exitosos (cambiar de trabajo, comprometerse con alguna acción humanitaria, variar nuestro comportamiento, iniciar un negocio propio...)
De cualquier forma, la intención de cambio viene provocada por una necesidad de buscar satisfacción, logros, éxitos... en perseguir la felicidad.
Hay unos parámetros que seguimos de forma conjunta:
- Deseo tener una vida acorde con mis gustos.
- Deseo satisfacer a mi entorno y ser reconocido por ello.
- Deseo tener vienes que me hagan la vida más fácil.
- Deseo ser más que ahora.
- Deseo ser mejor.
- Deseo tener lo que quiero.
Pero la realidad es que para tener todo esto hay que cambiar y apreciar lo que ya se tiene, valorar lo que se desea mantener y rechazar lo que supone un lastre a nuestras finalidades (Ver Sueños I y Sueños II ). Una vez hayamos hecho limpieza de nuestro Ahora, es el momento de hacer la lista de nuestro Mañana. Debemos ser coherentes en nuestras intenciones de cambio y no pretender conseguir pasar de la nada al todo sin pasar antes por el poco a poco. Una buena lista de inicio de cambio sería:
- Valorar los detalles diarios que nos han alegrado.
- Agradecer todo aquello que conseguimos por pequeño avance que nos parezca.
- Compartir las alegrías con nuestro entorno.
- Avanzar lento pero seguro, con la mirada puesta en el hoy y los deseos en el mañana.
- Vivir acorde con nuestro ideal.
- No basarnos en lo material para conseguir la felicidad.
- Ser constantes, no abandonar los planes iniciados.
- Fracasar es sólo una nueva oportunidad de volver a comenzar, siendo conocedores de los fallos que debemos evitar.
- Para caminar, el paso lo has de dar tú.
Una vez asumidas estos puntos. Llega el momento de hacer nuestra lista personal de buenas intenciones para el Nuevo Año, para esa nueva oportunidad de comienzo.
Personalmente, creo que cada día, cada amanecer, ya es una nueva oportunidad para avanzar, cambiar y perseguir nuestra felicidad.

Rosa MCM

No hay comentarios: